viernes, 24 de febrero de 2017

Mis predicciones para los Oscar 2017

Ya queda menos para la ansiada ceremonia de los Oscar, donde se premia a las “mejores” películas del año cinematográfico y esta edición vuelve a estar cargada con grandes filmes que maravillaron a cinéfilos de todo el mundo. Y con eventos de este tipo siempre nos vemos empujados a intentar predecir -con menor o mayor acierto- aquellas que creemos merecen ser premiadas. Como carezco del don premonitorio, he tenido que hacer uso de mucha deliberación para resolver esta quiniela de los Oscar que se antoja complicada de acertar. Para elegir a mis ganadores hice uso de mis preferencias además de buenas dosis de objetividad, juzgada en base al historial con el que llegan cada uno de los nominados. Recuerdo, ahora más que nunca, que mi intención no es emitir verdades absolutas al respecto sino dar mi punto de vista al respecto. Dicho esto, comencemos la predicción…




Mejor película


  • La La Land. Si bien el voto no es unánime, creo que sería justo decir que La La Land se ha llevado la mayoría de los elogios por parte de la industria además del público. El colorido musical de Damien Chazelle se planta en la gala habiendo arrasado en los Globos de oro, los BAFTA y los Premios del Sindicato de Productores. Si bien no hay ninguna norma establecida al respecto, la historia reciente nos indica que aquella obra que se alce victoriosa en estas tres ceremonias tendrá grandes posibilidades de hacerse también con este premio. 


Mejor director 

  • Damien Chazelle. Vuelvo a repetir el mismo mantra de antes; Chazelle lleva un récord estelar de premios entre los que se incluyen también un Globo de Oro, un BAFTA y el Premio del Sindicato de Directores. Por supuesto que llegada la entrega del premio, la Academia podría sacarse un conejo de la chistera y dejarnos a todos alucinando pero lo más lógico sería pensar que esto no va a ocurrir. 


Mejor actor principal 

  • Casey Affleck. Aquí ya entramos en terreno pantanoso, ya que el espectro de posibilidades se abre considerablemente; tres son los contendientes que suenan con más fuerza. El primero y el que, en mi opinión, menos posibilidades tiene de ganar el premio es Ryan Gosling por La La Land. ¿Las razones? Porque Emma Stone lo ha eclipsado sistemáticamente en cada ceremonia -él colecciona nominaciones- y porque sus rivales parecen llegar con más fuerza. Estos no son otros que Denzel Washington por Fences y Casey Affleck por Manchester frente al mar; ambas con mayor peso dramático y protagonismo respectivamente. Al final, por eliminación elegí a Casey Affleck porque su película está un peldaño por encima de la de Washington. 


Mejor actriz principal 

  • Emma Stone. Nos encontramos en un caso similar, donde no hay un gran favorito. Pienso que la ganadora estará entre Emma Stone o Natalie Portman puesto que ambas han sido las más elogiadas por sus respectivos trabajos. Luego irrumpe Isabelle Huppert en escena, la tercera en discordia, para crearnos más dudas al respecto. Sin embargo, creo que la controvertida naturaleza de su film no se presta tanto a grandes premios como La La Land o Jackie


Mejor actor de reparto

  • Mahershala Ali. No he visto Moonlight con lo cual poco puedo aportar en esta categoría pero si me preguntarais dónde pondría mi dinero…primero os diría que no apuesto y luego que, de apostar, lo haría en este actor. Si vamos uno por uno, Lucas Hedges y Dev Patel quedan eliminados: uno por carecer de relevancia en su film y el otro porque el peso de Slumdog Millionaire pesa sobre sus espaldas. A priori, el gran papel de Michael Shannon en Animales Nocturnos parece el único que puede plantarle cara.


Mejor actriz de reparto 

  • Viola Davis. Buena categoría este año, que cuenta con figuras que resurgen como la de Nicole Kidman y caras nuevas como la de Naomie Harris. Sin embargo, nada parece que pueda interponerse en el camino de la actriz de Fences y el Oscar. Sin duda una de las que más merecido lo tienen después de haber sido nominada hasta en dos ocasiones por su trabajo en Criadas y Señoras (2011) y La duda (2008).


Mejor película de habla no inglesa 

  • Toni Erdmann. Otra categoría que parece dictada para sentencia es ésta, más aún tras la noticia de un más que probable remake estadounidense protagonizado por Jack Nicholson y Kristen Wiig. Sin embargo, más vale que Maren Ade y su equipo no canten victoria porque la cinta iraní El viajante está ganando enteros tras la polémica noticia de que a su realizador Asghar Farhadi no le dieron el visado estadounidense para ir a la gala. Su victoria indicaría una respuesta clara y concisa por parte de Hollywood al gabinete del Presidente Trump.


Mejor guión original 

  • Manchester frente al mar (Kenneth Lonergan). Mi primera reacción en cuanto salí de ver esta película fue: ¡este guión está destinado a ganar el Oscar! Lo siento por la competencia -especialmente por el gran guión de Yorgos Lanthimos en Langosta- pero las cotas de angustia y pesar que caracterizan al guión de Lonergan son demasiado elevadas para el resto de competidores.

Mejor guión adaptado

  • Moonlight (Barry Jenkins). Aquí me baso únicamente en la opinión predominante de críticos, guionistas y en general cinéfilos que han tenido oportunidad de verla y vitorean su nombre como claro ganador. Poco más puedo decir salvo que August Wilson hace un trabajo magnífico en la adaptación de su obra y merecería también un reconocimiento a su obra.

Mejor fotografía

  • La La Land (Linus Sandgren). Cuando hablamos de ésta obra resaltamos entre otras cosas la bucólico de sus escenarios, la magnificencia de la ciudad en la que se ambienta y la magnífica captura de las expresiones faciales de sus protagonistas. Nada de esto habría sido posible sin la inestimable ayuda de la cámara y, por supuesto, su camarógrafo Linus Sandgren. La forma en la que emplean los movimientos continuos de cámara para hacernos partícipes de cada escena y de cada baile es digna del galardón. 


Mejor diseño de producción

  • La La Land. Aunque creo que Animales fantásticos puede tener alguna opción para arrebatarle las mieles del éxito, creo que esas opciones se acercan más al milagro que a la realidad. Los escenarios de esta película han sido los mejores del año sin ningún género de duda.

Mejor película de animación

  • Kubo y las dos cuerdas mágicas. ¿Cómo decidir: con el corazón o con la cabeza? El sentido común y los datos muestran que Zootrópolis parte como clara favorita pero luego pienso que Kubo se merece más el premio. Antes esta duda, prefiero pensar que el arte se impone a los números y que David (el estudio Laika) puede vencer a Goliath (Disney). El cuidado artístico y argumental contra el entretenimiento puro y duro. No tengo seguro quién se alzará con la estatuilla pero este año la categoría promete tensión.


Mejor documental

  • O.J. Made in America. Donde caben menos dudas es en cuanto al mejor documental del año. Después de que la serie American Crime Story llevará la historia de O.J. Simpson a ganar cinco Emmys, creo que nadie discutirá el impacto que tuve (y que tiene) en la sociedad norteamericana la noticia de su caída en desgracia; desde su presunción de inocencia hasta su posterior pena de cárcel por homicidio, pasando por aquella televisada persecución policial que asombró al mundo entero. Opino que la sombra mediática que arrastra consigo este personaje es lo suficientemente alargada como para ocultar el gran trabajo de otras nominadas, como I Am Not Your Negro o Enmienda XIII


Mejor banda sonora

  • La La Land (Justin Hurwitz). No me voy a extender demasiado ya que considero absurdo considerar a cualquier otro nominado como potencial contrincante. La La Land jamás hubiera obtenido catorce nominaciones así como el clamor del público y de la crítica por igual si la banda sonora no fuera igualmente extraordinaria.

Mejor canción

  • La La Land (City of Stars). La canción que todos recuerdan y que simboliza el mensaje de la mejor película del año no podría quedarse sin ganar su estatuilla. 

Mejores efectos visuales

  • El libro de la selva. Nadie pone en solfa la tremenda calidad de los efectos especiales de Doctor Extraño o Rogue One, sólo que hubo otra que las barrió a todas este año. La superproducción de Jon Favreau nos traía la selva a las pantallas, literalmente. Creo que no ha habido nunca un alarde de poderío tecnológico tan prodigioso como el que Disney emplea en esta adaptación del reverenciado clásico de animación. 

Mejores efectos sonoros

  • Hasta el último hombre. Probablemente desde Salvar al soldado Ryan (1998) no veíamos un retrato tan fiel de la guerra en nuestras pantallas. Curiosamente la cinta bélica de Spielberg ganó esta misma estatuilla aquel año, por lo que es fácil tender puentes entre ésta y la producción de Mel Gibson. En mi opinión, esa género siempre parte con cierta ventaja pero no por favoritismos sino por méritos; tengamos en cuenta que el buen o mal uso de los efectos sonoros tendrán más impacto sobre el producto final que en otros géneros. La otra película que en mi opinión lo hizo excelente fue La Llegada aunque lejos de ésta primera, tanto en inmersión como en rango.


Mejor montaje

  • La La Land. Creo que no hay dudas sobre la brillantez de su apartado técnico y el montaje no hace más que amplificar todo lo demás. El dinamismo y energía de sus coreografías y la fluidez de su narrativa hacen de éste uno de los premios más claros en la noche de los Oscar.

En definitiva, mis predicciones indican que La La Land se alzará como la gran ganadora de la noche de los Oscar con ocho estatuillas aproximadamente. Además, intuyo que los premios referidos a la interpretación estarán mucho más abiertos que los técnicos (fotografía, montaje o banda sonora entre otras) donde el film de Chazelle se proclamará vencedor casi con toda probabilidad; y es que, aunque han habido grandes obras este año, todas parecen haber quedado parcial o completamente eclipsadas por el musical sorpresa del año cinematográfico. No obstante creo que poderosos dramas como Fences, Comanchería o Manchester frente al mar contemplan mayores probabilidades de éxito en los apartados interpretativos y narrativos. En cuanto a mejor largometraje de animación, la cosa parece estar entre Zootrópolis (gran favorita si observamos las estadísticas) y la pequeña obra maestra de Laika, Kubo y las dos cuerdas mágicas

¿Estáis de acuerdo con mis predicciones? ¿Echáis de menos a alguien entre los nominados? Como siempre, os invito a dejar vuestras opiniones en la sección de comentarios debajo de este artículo. Hasta otra, pasadlo bien y disfrutad del cine. Saludos! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario