¿Quieres descubrir pequeñas joyas del séptimo arte? ¿Sumergirte en el mundo cinematográfico? ¿Tienes dudas sobre qué película ver en cartelera? Todas esas preguntas y más tienen respuesta en este humilde blog.

martes, 2 de mayo de 2017

Buscaron vida y hallaron su muerte

Life es la última película del cineasta Daniel Espinosa, conocido por trabajos como El Niño 44 o El protegido, y en esta ocasión nos traslada al espacio –más concretamente a la Estación Espacial Internacional (ISS)- para contarnos una historia de terror pura y dura. Protagonizada por Rebecca Ferguson y Jake Gyllenhaal entre otros actores de primera plana, esta cinta de ciencia ficción intenta ser un híbrido entre Gravity y Alien, mezclando catástrofe espacial con un alienígena con sorprendente efectividad. El guión está a cargo de los mismos que hicieron Deadpool, aunque aquí intercambian las bromas por los sustos y la tensión. A juzgar por su campaña publicitaria, Vida parece contar con todo a favor para encantar tanto a la crítica como al público: un gran reparto, una premisa interesante y unos efectos especiales excelentes. La pregunta es si cumple con su cometido y añade algo a un género tan visto como la ciencia ficción-terror.  

La verdad es que no me esperaba demasiado de esta película, pero lo cierto es que tanto los trailers como el hecho de estar a escasos días del estreno de Alien: Covenant, despertaron mi apetito por el terror alienígena y decidí darle una oportunidad. Además, agradezco que el metraje no se alargue excesivamente, yéndose a las dos horas o más. Espinosa sabe lo que quiere narrar y lo hace con brevedad y eficacia. Es más, si tuviera que elegir a alguien destacado es sería él, porque supo transformar una idea bastante simple de inicio en una obra más que decente. Claro que está muy inspirada en Alien, porque en el fondo esta es una versión actualizada del clásico, pero incluso teniendo eso en cuenta uno no puede evitar disfrutar del suspense que nos ofrece Espinosa. Tarda un poco en arrancar pero una vez lo hace su ritmo es frenético; como suele ocurrir, la criatura parece inofensiva al principio y termina convirtiéndose en un organismo letal imparable. En cuanto a su diseño, hecho íntegramente con efectos por ordenador, lo que más me gustó fue cómo evolucionaba a medida que transcurría la historia; lo que menos fue el diseño en sí –me sorprende la falta de creatividad y valentía que le echan a la hora de crear aliens asesinos- que vuelve a caer en el clásico pulpo gigante del espacio que tanto caricaturizaron en aquellos especiales de terror de Los Simpson.


Las actuaciones son correctas porque los actores son excelentes pero siento que están completamente desaprovechados. No creo que necesitasen tanto talento para andar por una nave en gravedad cero y gritar cuando están en peligro, porque eso es a lo que se dedican todos los personajes. Todos y cada uno de ellos caen en los clichés del género: el biólogo, el presuntuoso, el héroe, la médico y el japonés experto en tecnología. No falla. Intentan tomarse un tiempo en presentar a los protagonistas para que el espectador logre conectar con ellos pero fallan estrepitosamente porque ninguno tiene carácter y el único que caía simpático…bueno digamos que no tarda demasiado en decir adiós. Hay escasos y fallidos amagos por desarrollar los personajes de Gyllenhaal y Ferguson pero todo se queda en alguna línea esporádica. Sin embargo y aunque no haya novedad alguna, la película disfraza sus carencias gracias a unos efectos especiales espectaculares –tanto con la nave como con la criatura- y altas dosis de tensión. No ofrece nada nuevo y es consciente de ello; su objetivo es entretenernos y eso no es poca cosa. ¿Recordáis el boom de héroes de acción que surgieron en la década de los 80? Snake Plissken o Rambo fueron los primeros y tras ellos vinieron John Matrix (Comando) o Tango y Cash. Nos contentábamos con una buena ración de balas, explosiones y mamporros; sabíamos que la historia era lo de menos.


En definitiva estamos ante ciencia ficción de buena factura, sin grandes ínfulas ni actuaciones para el recuerdo, que se apoya en una fotografía y una banda sonora de categoría así como en una dirección muy profesional de Daniel Espinosa –probablemente su mejor película hasta la fecha-. Life no llamará la atención del gran público ni ganará la confianza del espectador escéptico aunque sí agradará a todos aquellos apasionados por la ciencia ficción. Es tan conservadora en su planteamiento, desarrollo y desenlace que no sorprenderá a nadie pero tampoco decepcionará. Cuando recurres a un género tan explotado como éste, donde todas las genialidades ya se han explorado, lo mejor que se puede decir es que es correcta. Id a verla si esperáis con impaciencia Alien: Covenant, sino podéis pasar sin verla.


6/10: UN CARAMELO PARA EL AFICIONADO

No hay comentarios:

Publicar un comentario