¿Quieres descubrir pequeñas joyas del séptimo arte? ¿Sumergirte en el mundo cinematográfico? ¿Tienes dudas sobre qué película ver en cartelera? Todas esas preguntas y más tienen respuesta en este humilde blog.

jueves, 23 de noviembre de 2017

5 razones del fracaso de Liga de la Justicia

Si hace unos años me hubiesen dicho que la reunión de los superhéroes más icónicos de la gran pantalla no iba a llegar ni tan siquiera a los $100 millones de dólares de recaudación en su fin de semana de estreno en EE.UU., le hubiera dicho que dejara de tomarme el pelo. Y sin embargo, aquí estamos: Liga de la Justicia acaba de salir en cines y apenas ha alcanzado los $90 millones de dólares. Una cifra nada desdeñable para la gran mayoría de producciones cinematográficas pero claro, cuando tu presupuesto se dispara hasta los $250 millones dólares (sin contar marketing y publicidad), no es suficiente. Cuando los malos augurios de los gurús del “box office” acaban siendo optimistas, sabes que hay un problema. Cuando ves a la competencia rompiendo la taquilla continuamente, independientemente de lo que saquen, uno no puede hacer más que preguntarse: ¿qué demonios me pasa a mí? Llevamos desde 2013 inmersos en este universo de catastróficas desdichas y a excepción de Wonder Woman, la cosa parece empeorar. Falta ver cómo actúa en las próximas semanas pero lo cierto es que Liga de la Justicia ya es la cinta con la peor apertura. Pero, ¿cuáles son los motivos de semejante descalabro?


Para que nadie me salte a la yugular (o al menos para minimizar el riesgo), me gustaría decir que las cinco razones que voy a argumentar a continuación están sujetas a mi opinión. Podréis estar de acuerdo o no pero os pido que respetéis un punto de vista personal. También aviso que el artículo podría contener spoilers (aunque tampoco os perdéis mucho). Una vez colocada la ristra de ajos contra los vampiros del Internet, ¡vamos al meollo!

1.   Demasiado ruido externo. Una de las primeras cosas que asociamos a este título es la  enorme polémica que ha suscitado a su alrededor. La sustitución de Zack Snyder (dejando de lado la tragedia que le ocurrió, D.E.P.) por Joss Whedon y el evidente cambio de tono, los cambios de guión, la duda sobre la continuidad de Ben Affleck, etc. Ya sea por culpa del destino o por los errores cometidos por Warner Bros., todo ha jugado en contra de Liga de la Justicia y ha provocado la espantada de muchos espectadores que no quieren saber nada de este lío. En mi opinión, la salida del director debería haber pospuesto el proyecto. Pero entonces, ¿por qué Disney está teniendo tanto éxito con Marvel? En gran parte es porque lo tienen todo meticulosamente controlado. Sus títulos os gustarán más o menos, pero hay que reconocer que jamás ha salido a relucir ningún contratiempo o molestia por parte de nadie y eso es tremendamente valioso para el público, que quiere estar seguro de la calidad del producto final –más aún cuando tu idea es la de construir un universo cinematográfico exitoso y duradero. Lo único reseñable fue la salida de Edward Norton tras El increíble Hulk pero incluso eso supieron maquillarlo, sustituyéndolo por otro grandísimo actor como Mark Ruffalo. Hoy ya nadie se acuerda de aquel incidente.


2.   Trayectoria inconsistente. Otro punto débil del universo cinematográfico de DC es su recorrido. De las cuatro películas que estrenaron hasta la fecha, tan sólo Wonder Woman consiguió un consenso de crítica y taquilla.  Nuevamente, si comparamos su arranque con el de Marvel, observamos que tanto Capitán América como Thor e indudablemente Iron Man obtuvieron gran recepción por parte de la comunidad cinéfila. Los cimientos eran sólidos y sobre ellos construyeron un imperio. Sin embargo, con Warner no ocurre lo mismo, ya que ni Superman ni Batman lograron encandilar y eso dejó a Wonder Woman sola, soportando toda la carga. Si a eso le añadimos la ingente cantidad de personajes que presentaron en la infame e innecesaria Escuadrón Suicida, el DCEU termina convirtiéndose en una pintoresca versión del quién es quién. Creo que mucha culpa la tiene Warner, que ha sido más reactiva que proactiva; sus ansias por alcanzar a Marvel terminaron jugándoles una mala pasada. 


3.    Extraña campaña de publicidad. ¿Alguien del departamento de marketing de la película me podría explicar por qué se molestaron tanto en ocultar un secreto a voces? Si de verdad creían que la gente se iba a sorprender con el regreso de Superman es que necesitan graduarse la vista. Todos los fans lo sabíamos desde que terminamos de ver Batman v Superman y aquellos espectadores ocasionales que no lo supiesen, tampoco les interesaba demasiado. Si desde el principio hubiesen anunciado a bombo y platillo el retorno del último hijo de Krypton, mucha más gente hubiese acudido a las salas aunque sólo fuese por mera curiosidad.  Personalmente, me entristece que las sorpresas se arruinen con tanta facilidad pero a estas alturas, los publicistas deberían saber que cuantos más motivos des al espectador para ver tu película, mejor. ¡Y qué mejor motivo que publicitar la resurrección de Superman! Desaprovecharon una idea que se vende sola.


4.    Mala planificación. Aquí entro quizá en el territorio más personal, porque habrá muchos a los que la hoja de ruta de Warner les habrá gustado. En mi opinión, no pueden llamar a una película Liga de la Justicia cuando desconocemos totalmente a la mitad de sus integrantes. Si plantean un universo lleno de personajes que luego se agrupan, ¿por qué no empezaron por ahí? Ahora es cuando me diréis que Los siete magníficos o Grupo Salvaje se las apañaron muy bien y yo os responderé que aquellas tenían mucho mejor diálogo que ésta. Lo siento pero el carisma de estos personajes está a una distancia como de aquí a Krypton, en comparación con los miembros de esta Liga de la Justicia; Aquaman tiene el carisma de un besugo, el traje de Cyborg acapara más la atención que el personaje que lo enfunda (ya olvidé hasta su nombre) y Flash nos recuerda constantemente lo difícil que es hacer buena comedia. No son personajes sino estereotipos que aparecen y desaparecen a conveniencia del director. No hay drama, ni desarrollo, ni interés, ni un villano interesante, ni nada que me haga querer ver de nuevo esta película. Está hueca. ¿Qué luce bien en pantalla? Pues claro, sólo faltaría que tras gastarse más de $200 millones de dólares no lo hicieran –aunque por momentos parece más un videojuego. Pero si más efectos especiales se tradujesen automáticamente en mayor calidad, entonces Michael Bay sería el mejor director de la historia del cine e Independence Day: Contraataque la mejor secuela…y no es así.  Si quieren contarme la historia de Flash, adelante, dedíquenle una película pero que no la metan a calzador donde no corresponde. Esto es la Liga de la Justicia y debe enfocarse en contar una historia coral, en lugar de entretenerse en explicarme motivaciones individuales. Además, tampoco ayuda el evidente cambio de tono desde Batman v Superman; aquella era un drama de Haneke en comparación a ésta. Algo de variedad siempre está bien, pero esta política veleta de cambiar de dirección según sople el viento es realmente contradictoria y confusa. Decidme en qué se parece El hombre de acero y Wonder Woman o Escuadrón Suicida y Batman v Superman. Yo creo que el universo cinematográfico de DC tiene más potencial que el de Marvel pero no podrán sacárselo hasta que se olviden de darles caza y decidan, de una vez por todas, a qué público quieren dirigirse.


5.   ¿Saturación? Este último punto lo pongo entre interrogaciones porque es difícil de valorar pero puede que Marvel y DC no puedan coexistir, que uno esté siempre condenado a vivir bajo la sombra del otro. Cuando el Superman de Donner y el Batman de Burton dominaban el género, las películas de Marvel brillaban por su ausencia. Ahora ocurre lo contrario y quizá, sólo quizá, sea debido a esto. Los números no mienten: Thor: Ragnarok recaudó casi $30 millones de dólares más que Liga de la Justicia en su fin de semana de estreno. ¿Coincidencia? No lo creo. Puede que ante la disyuntiva, la audiencia optara por ver Thor en cines y esperarse a que Liga de la Justicia salga en Blu-Ray. Al fin y al cabo, las compras navideñas están a la vuelta de la esquina y ya sabemos todos lo que eso significa. Si a eso le añadimos el inminente estreno del nuevo episodio de Star Wars, no sería de extrañar que la obra de Warner cayera en el olvido.



Estos son los motivos que en mi opinión dañaron Liga de la Justicia en taquilla y infligen nuevamente un duro golpe en la línea de flotación de Warner Bros.  Veremos qué ocurre ahora con el futuro del DCEU y con todas las películas que planeaban hacer pero ésta es un claro aviso a navegantes. Si no corrigen el rumbo y reconsideran algunas de sus decisiones, mucho me temo que este universo cinematográfico fracasará.  Personalmente, creo que deberían aplicar el modelo de Marvel/Disney con un tono más oscuro y cruento enfocado a adultos.  Y vosotros, ¿qué opináis del rumbo que ha adoptado Warner con Liga de la Justicia? ¿cuáles creéis que son los motivos de su batacazo? Dejadme vuestra opinión debajo de este artículo, en la sección de comentarios. Hasta la próxima, ¡pasadlo bien y disfrutad del cine!

Artículos relacionados:

No hay comentarios:

Publicar un comentario