viernes, 8 de diciembre de 2017

Cine en casa: Perfect Blue

Ficha técnica

Título original
: Pâfekuto Burû

Año: 1997

Duración: 80 min.

País: Japón

Director: Satoshi Kon

Guión: Sadayuki Murai (Novela: Yoshikazu Takeuchi)

Fotografía: Hisao Shirai

Música: Masahiro Ikumi

Género: Anime. Thriller Psicológico. Drama

Sinopsis: Mima es cantante en un conocido grupo musical japonés. Sin embargo, cuando acepta la oferta de su representante de abandonar su carrera musical para convertirse en actriz, Mima comenzará a sufrir las terribles consecuencias de su decisión.

Comentario: Cuando se trata de elegir a los mejores directores de anime, suelen barajarse nombres como los de Hayao Miyazaki o Mamoru Oshii, entre muchos otros. Sin embargo, uno que muchas veces pasa desapercibido es el de Satoshi Kon; quizá se deba a su prematuro y trágico fallecimiento. Desgraciadamente, nunca sabremos qué habría hecho de estar vivo pero, lo que sí podemos hacer es fijarnos en su pulcra filmografía. Y es que él es uno de los pocos directores cuya trayectoria no cuenta siquiera con un borrón: desde Perfect Blue, su ópera prima, hasta su último largometraje, pasando por clásicos como Millennium Actress. Me declaro un enamorado de su cine, de su visión infinita.

Volviendo a la película que nos concierne, Perfect Blue es un thriller psicológico con tintes de terror y nos presenta a una joven llamada Mima que, en busca de mayor reconocimiento, termina cayendo en una espiral de muerte, frustración y confusión. Con un brillante guión a cargo de Sadayuki Murai, Perfect Blue es la película más dura de este realizador. No sólo por su precisa disección del mundo de las celebridades y de las estrellas de cine, sino también por su crítica a esa idolatría popular que seduce tan fácilmente a la sociedad; un arma de doble filo con la que tan pronto eres ídolo de masas como pasas a convertirte en enemigo público nº1. Los temas que aborda estaban adelantados a su tiempo, estando hoy más de actualidad que nunca.

En menos de hora y media, Satoshi Kon describe un arco perfecto para el personaje de Mima. Inocente y tenaz, su ambición por triunfar la lleva a un camino de soledad, incluso de pérdida de la identidad, que llega a sumergirla en la locura. Un descenso a los infiernos narrado con pulso y elegancia por el director, que busca la empatía del espectador...y vaya si la encuentra. Su habilidad para jugar con los tiempos es admirable, consiguiendo meternos de lleno en la pesadilla de su protagonista, fusionando a Mima y al espectador en un sólo ente. Esta escalofriante, ilusoria y hitchcockiana experiencia cinematográfica dejará una huella indeleble en tu memoria. Satoshi Kon, ilustre soñador, gracias por tu legado. Descansa en paz.

Fuente (Imágenes): https://www.filmaffinity.com/es/film392480.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario